Google+ Followers

martes, 16 de agosto de 2016



Eterna marinera
Cielo y mar juegan a pintarse de suspiros y tules.
Para ella.


Atardeceres en Cumaná

Atardeceres cumaneses

Cumaná se viste de fiesta en cada atardecer.
El sol se despide y desfila con traje de luces.
Juega a cubrir de sombras el mar
entre malabarismos  de colores
efímeros como un suspiro.
Yo me deleito con su juego 
los atrapo y los disfruto al anochecer
cuando comienza la penumbra
y las estrellas salen a bailar.







jueves, 26 de marzo de 2015

HOMENAJE A GERMAN SEGURA

video

HOMENAJE A GERMAN SEGURA 

lunes, 9 de febrero de 2015

Carta de amor a Cumaná camino a sus 500 años

Carta de amor
A Cumaná camino a sus 500 años

Eterna marinera.

     Esta carta es para ti que tanto me has dado, aún sabiendo que no podrás leerla.
     Sentada en tu regazo la escribo desde lo profundo de mi corazón, omitiendo formas y procedimientos, simplemente con el sentimiento que nos ha unido siempre y que hoy necesito expresarte.
    Quiero que me sepas parte de ti, que a través de tu experiencia me señales los caminos que guiarán mi destino. Mucho tiempo hace que me acerqué a ti, recelosa al principio, producto de la rebeldía y del desarraigo en el que me encontraba, entonces ya me impactaste con tu sonrisa azul que baña el alba.
     Pero ese día, aún desconfiada comencé a dejarte entrar en mi vida y solo tú supiste llenar cada espacio, cada rinconcito de mi alma hasta hacerme sentir parte de tu amalgama mágica de salados y dulces aromas, cuando se mezclan el río y el mar.
     Hoy en mis desvelos descubro que cada vez me identifico más con tus etapas, tan parecidas a las mías. He madurado al ritmo de tus vientos y he construido mi propia fortaleza aprendiendo de ti.
     Mientras te escribo miro a través de mi ventana y puedo observar como cae la tarde y se dibuja en el cielo un espectáculo de luz maravilloso, cálidos colores acompañan la brisa del crepúsculo y te veo apacible y majestuosa allá en la colina, desde tu estrella, erguida y señorial.
     Aquí, intento expresar la admiración que siento por ti, que has enfrentado tantos cambios en el devenir del tiempo y permaneces integra en tu esencia. Sería tan fácil si todos siguiéramos tus pautas, simplemente dejándonos llevar por tus ejemplos de vida.
     He aprendido la sencillez a través de tus hijos, la belleza mediante lo inmenso de tu naturaleza, la entereza a fuerza de luchar cada día por mantener tu integridad, a dar y compartir con tu ejemplo de fecunda madre.
     Me enamoran tus historias y las de tus hijos que se han ido forjando entre tus canas y arrugas, convirtiendo en victorias cada una de tus cicatrices de guerra.
     Día tras día te enfrentas a nuevas vicisitudes y sales airosa, esa es la actitud que debemos alcanzar todos, para superar las barreras que se nos presentan. Por eso, siento esta imperiosa necesidad de hablarte,  para sentir que también puedo escuchar lo que quieres decirme y seguir absorbiendo a través de tus ejemplos mis pasos hacia el futuro.
     Dices tanto en tus suspiros silenciosos, que me incitas a conocerte mas, ¿cuéntame cómo perdiste tus murallas? ¿Cómo te defiendes ahora sin ellas?
     Yo te entiendo cuando dejas de ser sumisa y desde lo más profundo de tus entrañas gritas con fuerza y nos estremeces, nos llamas a la cordura, reclamas tu derechos, aunque luego vuelvas a acariciarnos, bañándonos en la lluvia de tus lágrimas exponiendo así tu sentir de madre adolorida.
     Me siento orgullosa de pertenecerte, de ser una pequeña partícula de tu resplandeciente tapiz de colores y formas, de saber que algún día formare parte del polvo de tus huesos y mis cenizas navegarán tus mares.
     Ahora, quiero honrar tus prodigios en esta edad gloriosa y acompañar la algarabía celestial de luces que adornarán aún más tu sonrisa, aves, trinos, explosión de dorados, amarillos y magentas invadirán el espacio de las nubes, espectros de luces se confabularán acercando el cielo y el mar en una explosión de colores, la brisa insinuante bailara en las olas inventando melodiosos aplausos mientras tus noches enlunadas se enriquecerán de estrellas titilantes.
     Así la naturaleza, se rendirá ante ti en el principal homenaje creando el marco ideal para tan serena heroína tras medio siglo de avatares.
     Recibirás, lo sé, una inmensa variedad de muestras de cariño, por eso estas, mis palabras, quiero gritarlas al viento para que a través del rocío de las olas te perfumes de mar y sientas un beso.

Eva Gavilán

martes, 16 de diciembre de 2014

Rubi Guerra, escritor querido y destacado en Cumaná.

Rubi Guerra (1958) es uno de los narradores más importantes en la escena literaria venezolana de los últimos años. Nacido en San Tomé, estado Anzoátegui, y residenciado en Cumaná desde los siete años, ha publicado dos novelas y seis libros de cuentos; además de innumerables textos de ensayo, periodísticos y críticos. Su obra construye un complejo, vasto y rico universo ficcional, en el que destaca una profunda exploración y conocimiento del espíritu humano. Sus narraciones han sido recogidas en antologías de España, Francia, Canadá y Eslovenia. Su trabajo como escritor ha sido merecedor de los premios Rufino Blanco Fombona de novela breve 2006 y el Premio de Narrativa Salvador Garmendia 2009. Guerra tiene una dilatada trayectoria como promotor cultural, periodista, editor, guionista de cine, conferencista, coordinador de cineclubes, y de ferias del libro y facilitador de talleres de escritura literaria en varias ciudades del país. Ha desarrollado una amplia actividad de formación de los jóvenes narradores cumanenses, al punto de que podríamos decir que alrededor de su nombre se ha levantado toda una escuela de cuentistas y novelistas.
En estos momentos te pedimos solidaridad con el muy querido y también amigo Rubi Guerra, escritor destacado de nuestra ciudad, Cumaná, y apasionado trabajador de la cultura, quien sufrió un infarto recientemente y padece una cardiopatía isquémica. Por estar sus arterias coronarias seriamente obstruidas, requiere operarse con urgencia. El by pass que necesita tiene un costo actual aproximado de 900.000 bolívares y no hay, hasta ahora, posibilidades inmediatas de realizarla en hospitales. Quienes lo queremos y reconocemos su valía hemos decidido emprender una campaña para ayudar a cubrir esos elevados costos. Tu aporte, por pequeñísimo que sea, es vital y será profundamente agradecido.
Tu contribución puede ser depositada en la cuenta de su esposa:

Adriana Cabrera
C.I. 10464476
Cuenta de Ahorros Banco Mercantil
Nro. 0105-0128-800128-13440-2
Correo: adncabrera@gmail.com

viernes, 28 de noviembre de 2014

La bodega de Fernando

Calle Vargas de Cumaná.
Fotografía: Miguel Arenas
Año 1.999

"El Diablo de Cumaná"